juaritos

8 05 2010

Me gustan las conversaciones mañaneras en el autobús basconcillos-puentetoma, los quince minutos entre el comprobar por última vez el contenido de mi cartera y el timbre que marca el comienzo de las clases. Emiliano y Fer sentados delante (Emiliano conduciendo y pasando por las rotondas con una fluidez insuperable, será la práctica, y Fer, un año mayor que yo, normalmente bastante dormido, o como dicen por aquí “empanado”. Yo me siento detrás de Emiliano y asomo la nariz como una ratoncita en el hueco entre los dos asientos delanteros. Así, aunque me proponga firmemente aprovechar el viaje para una última cabezadita (propósito contraproducente, por otra parte, ya que esas cabezadas echadas a medias sólo me adormilan más), acabamos hablando de cualquier cosa. Desde peluquería canina y profesores, hasta coladas de barro y películas.

Una de estas conversaciones (sobre todo entre Emiliano y yo, ya digo que al copiloto se le suelen cerrar los ojos) hace algún tiempo fue sobre no se qué película, creo que un thriller, con no se qué actor, podría haber sido Antonio Banderas o cualquier otro perfectamente, que trataba de un policía que intentaba resolver un caso de secuestro de algunas jóvenes en Ciudad Juárez. El caso es que recuerdo que comentábamos que Ciudad Juárez era la ciudad más violenta, desde que había comenzado la “guerra contra el narcotráfico” ideada por el Gobierno mejicano. Pero esta guerra, en vez de mejorar la situación y reducir el táfico de droga, que viene desde Colombia y se pasa por la frontera a Estados Unidos, ha desencadenado una ola de violencia. Asesinatos de hombres, mujeres y niños, robos, extorsiones…

Pero allí queda la cosa, como quedan tantas otras cosas. Como si realmente fuese sólo el decorado para una película de Antonio Banderas y en la ciudad más peligrosa del mundo no vivieran personas. Ayer me envió Juanjo el link de un blog: Juárez en la Sombra, escrito por la periodista Judith Torrea desde Ciudad de Juárez. Son historias de muertes, desapariciones, cadáveres, corrupción, pérdidas… Cada una con sus nombres, que te hacen ver que Ciudad de Juárez viven de verdad personas, o al menos lo intentan, porque, como dice Judith, el peligro en Ciudad de Juárez es estar vivo. Crónicas de una ciudad donde a partir de las nueve de la noche salir a la calle es casi un suicidio, pero salir a las once de la mañana es casi igual de peligroso, donde dieciséis jóvenes son asesinados en una fiesta de estudiantes, donde se encuentran ocho cadáveres de mujeres, sólo huesos, en un campo de cultivo, donde los niños juegan a “sicarios” y cuentan los asesinatos que ya han presenciado, donde los periodistas viven bajo una amenaza constante, donde cada vez más personas dejan sus casas y cierran sus negocios para abandonar una ciudad que se está volviendo fantasma. A pocos kilómetros de El Paso, Texas, la segunda ciudad más segura de Estados Unidos…

Aquí en Puentetoma, cuando está lloviendo y está todo verde y dentro de poco vas a cerrar el ordenador para sacar a Neska, es increíble, escalofriante y también necesario leer el blog de Judith. Para que las vidas,  y también las muertes en tantos lugares dejen de ser lejanas, un escenario para noticias impersonales.

Quiero dar las gracias a Judith Torrea por contarnos lo que ve y lo que pasa en Ciudad Juárez, por los vivos, por los muertos, o como dice ella, por los muertitos, por la justicia, por un cambio y contra el olvido. Ahora que, aunque los dos próximos dos años ya estoy “colocada”, dudo de lo que quiero hacer en el futuro, sin saber qué camino profesional quiero seguir, personas como ella me hacen pensar en qué es necesario y cómo quiero ayudar a que mejore la situación del mundo en general, por muy idealista que suene eso. Al fin y al cabo, estoy en la edad de ser idealista. Mis deseos de suerte para Ciudad Juárez.

Os dejo otra vez el link al blog de Judith. Además, hoy he pillado por casualidad una entrevista con ella en Surtido Selecto, en Radio 3. Cuando el podcast esté en la página web de la radio, también colgaré aquí el link.

Juárez en la Sombra del Narcotráfico.

Anuncios




el miedo (cuarta fase del encuentro)

28 02 2010

Así que el domingo fuimos a Torrelavega a ver la obra de teatro que viajaba en la furgoneta misteriosa (ver post anterior). Se titula “Ojos y Cerrojos” y es de la Compañía Cuarta Pared. El personaje principal era, nunca mejor dicho, el miedo “personificado”, alto, oscuro y vestido con una bata. El miedo, que se cuela en la casa de dos hermanos, Óscar y Bea, y le da a Óscar consejos sobre consejos para que no le pase nada, para que nadie entre en su casa, para que nadie les haga daño… Convierte los sonidos y las luces de una casa antigua y un poco descuidada, que a veces chirría, cruje o suspira, en manifestaciones de una Maldición que ha convertido a los demás habitantes del edificio en monstruos, momias y demás criaturas terroríficas. Con paciencia y dedicación envuelve lentamente a Óscar en su tela de araña y le aísla cada vez más de su entorno y sus vecinos. Sólo sale evitando a todo el mundo, preocupado y por las noches montan guardias mientras escuchan cataratas de agua encima suyo, gruñidos y extrañas conversaciones sobre una “criatura”.

Pero un día su hermana Bea llega a casa y se ha olvidado las llaves. Por casualidad conoce al chico que vive al lado, y resulta que no es tan malvado como pensaba, sólo diferente. Él la convence para que conozca a sus demás vecinos, y poco a poco sale de la concha de caracol en la que se había metido.

Óscar no se libra tan fácil del Miedo, que considera su mejor amigo que le protege de todos los peligros. Incluso comienza a desconfiar de su propia hermana, pero Bea le demuestra que todo ha sido un malentendido, y que ni siquiera la misteriosa “criatura” es más que la hija de uno de los inquilinos. El problema que tiene la casa no es una maldición, sino algunos desperfectos que quieren arreglar todos juntos…

Ha estado muy bien volver a ir a un teatro de verdad, de esos en los que puedes elegir dónde sentarte (aunque las entradas están prácticamente agotadas), y ver una obra de teatro que te recuerda un poco a otras que has visto de pequeña. Me ha gustado mucho el escenario, una pared con dos puertas que giraban y nos llevaban de dentro hacia fuera y de fuera hacia dentro, con un ascensor en medio que hace los mismos ruidos inquietantes que los ascensores de las casas del centro de Madrid… Y, como ya he dicho, el Miedo, alto, olfateándo, aconsejando, preocupado y solícito.

Menos mal que el día anterior no sabíamos que era el Miedo el que se asomaba por la puerta y quería productos típicos, seguramente nos hubiera asustado un poco y no le habríamos dejado entrar.

Ficha artística:

Título: Ojos y Cerrojos

Autores: Luis García-Araus, Javier G. Yagüe

Director: Javier G. Yagüe

Ayudante de dirección: Elvira Sorolla

Actores: Pedro Martín, María Moral y Pedro Roca

página de la cuarta pared

Últimamente he tenido también otra experiencia relacionada con los puntos de vista, cómo cambian las cosas según desde dónde las ves… Hace poco mandé por fin la solicitud para la beca de los Colegios del Mundo Unido, después de tres meses de pensar, cambiar, borrar, reescribir… Estos Colegios, de los que hay diez o doce repartidos por el mundo, ofrecen el Bachillerato Internacional a alumnos de todos los ricones del planeta. Me apetece mucho hacer el Bachillerato fuera de aquí, y esta oportunidad me parece perfecta. Un país nuevo, gente nueva, y además de los estudios, talleres de creatividad, deportes y servicios a la comunidad. Así que si paso la selección, el año que viene os estaré escribiendo desde Canadá, Costa Rica, Noruega, India u otro destino, y mi blog seguramente será mucho más interesante de lo que es ahora…

El caso es que estos días navego en Internet con especial atención a lo relacionado con estos Colegios, y también visito con regularidad el blog que una alumna de los Colegios está escribiendo desde India. En este blog me enteré del atentado terrorista que ha habido en Pune, la ciudad india donde se encuentra el colegio. Por lo visto, el  mismo día en  que nosotros estábamos viendo Star Wars y aparecía Richard en medio de la oscuridad, explotó la cafetería “German Bakery”, un local muy popular entre los estudiantes del Colegio y otros extranjeros en Pune. Nueve muertos y cincuenta heridos, he leído en la revista Focus, en la que escribe el padre de esta chica. Afortunadamente, ninguno de ellos alumnos del Colegio, pura casualidad.

La policía india, buscando pistas entre los escombros de la “German Bakery”

Me planteo cómo te sientes cuando pasa algo así cerca de tí, cuando un sitio al que has ido regularmente, incluso ese mismo día, explota y no queda nada. O cuando tu hija estudia en la misma ciudad, y te das cuenta, aunque ya lo sepas, de que pueden pasar cosas como esta. Desde luego, para mí ha sido diferente a como hubiera sido hace medio año, cuando todavía no sabía nada de los CMU. Estoy con mi “qué bonito es el mundo” y un golpe te devuelve a la realidad. No todo es bonito, pero quizá justamente por eso valga la pena ir y ver los puntos de vista y las opiniones de los demás para ampliar los propios.

-página de los Colegios del Mundo Unido

-página de Focus (alemán)

-blog de Gesa (in India, pero en alemán)