próxima estación:…

25 04 2010

NO me voy a…

la India…

NO me voy a…

Costa Rica…

sino que me voy a…

¡Noruega!

Estoy muy emocionada, empezando a conocer por las redes sociales a alumnos de los colegios, colocando mis asignaturas, casi, casi haciendo la maleta. Subo algunas fotos más que he encontrado. Preparaos para un verano temático sobre Noruega en cuanto me hayan llegado las guías y los libros de mitología y leyendas, etc, etc…

Primero, un proyecto muy interesante que he encontrado de casualidad, especialmente dedicado a mi amiga Loyola: La Bóveda de las Semillas, en realidad la Bóveda Global de Semillas de Svalbard  (en inglés, Svalbard Global Seed Vault, en noruego Svalbard globale frøkvel o también globalt sikkerhetshvelv for frø på Svalbard, que parece mucho más poético). Está situada cerca de Longyearbyen, el mayor asentamiento del archipiélago de las islas Svalbard en el Océano Glacial Ártico, a unos 1000 km del Polo Norte.

Es un proyecto de la ONG Global Crop Diversity Trust que consiste en un almacén de semillas, el más grande del mundo, con capacidad para dos mil millones de semillas. El objetivo fundamental es preservar  mediante congelación y otros procedimientos la mayor cantidad posible de semillas distintas con interés alimenticio, para garantizar la biodiversidad de especies, proporcionar material de estudio a científicos, investigadores y especialistas y dejar un legado a generaciones futuras.

En la página web del proyecto (link más abajo) podemos leer:

“Nuestra misión es asegurar la conservación y disponibilidad de la diversidad de los cultivos para la seguridad alimentaria a nivel mundial. La lucha contra el hambre es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el mundo en las décadas por venir. La diversidad de los cultivos es fundamental para derrotar el hambre y alcanzar la seguridad alimentaria. Pero ésta se encuentra en grave riesgo.”


La Bóveda del Fin del Mundo, como la han bautizado los medios de comunicación está excavada en la ladera rocosa un monte y su entrada sobresale como la aleta cristalina de un animal marino. Las características del lugar son perfectas para el almacén. Es el lugar más septentrional con vuelos regulares (un avión al día) y el grosor de la roca y el permafrost consiguen que, incluso si no hubiera electricidad, las semillas permanecieran congeladas. Svalbard está sumido en la oscuridad constante durante cuatro meses al año.

Estructura de la Bóveda de Semillas

Os dejo algunos links de (mucho) interés:

www.croptrust.org. Esta página es de la ONG Global Crop Diversity Trust. Creo que se abre en inglés, pero veréis que existe la opción de leerla en español y otros idiomas.

www.ijardineros.com. Página sobre jardines y jardineros en español que comenta la noticia.

www.regjeringen.no. Sitio del equivalente noruego a nuestro ministerio de Agricultura. Mucha información sobre la Bóveda, pero sólo en inglés. Bueno, y en noruego, naturalmente.

Resumen en español del informe “El Depósito Mundial de Semillas de Svalbard: Salvaguardando el futuro de la agricultura mundial” del Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos.

Una señal de tráfico en Svalbard, de significado fácil de adivinar.

Yo sé que no voy a pasar calor en Noruega. Sin embargo, el Colegio está situado al sur del país y no tiene demasiado que ver con esto (espero). Aquí la vida tiene que ser como en otro planeta. No me lo imagino.

Por último, el link del Colegio del Mundo Unido Red Cross Nordic de Noruega:

www.rcnuwc.no

Anuncios




las moiras, las parcas y demás mujeres

12 10 2009

Estábamos hoy durante la comida, una ensalada roja y patatas fritas (por lo del día de la Hispanidad), en un coloquio animado como son frecuentes en esta casa, cuando pregunté a mis cultos padres, no sé a cuento de qué, sobre esas tres mujeres que según la mitología griega y romana van hilando el destino de los seres humanos y también de los dioses. De lo único de lo que ya no me acordaba era del nombre de dichas féminas. El equipo de la izquierda dijo Parcas y el equipo de la derecha dijo Moiras y me quedé como estaba. Aunque en lo que concierne a mitología Juanjo tiene un plus de fiabilidad, en todo lo relacionado con hilos no se le puede discutir nada a mi madre. Así que lo consulté luego en Internet y…

las parcas

Las Parcas, tapiz flamenco (c. 1510-1520)

¡¡Empate!! Resulta que mis padres estaban de acuerdo, como siempre, y las Parcas es el nombre romano de las Moiras. Según qué mitos, las Moiras son hijas de Zeus y Temis, una de las Titanes hijas de Gea y Urano, hijas de Nix, la noche, que no necesitaba de hombres para tener hijos, y otras dicen que brotaron con Temis de las fuentes del Océano que circundaba el mundo.  Frecuentemente representadas como tres ancianas, Cloto (“la que hila”), Láquesis (“la que asigna el destino”) y Átropos (“la inflexible”) aparecen al lado de un bebé pasados tres días de su nacimiento para decidir sus actos, su destino y el día de su muerte. Cloto traía un ovillo y empezaba a hilar con su rueca el hilo de la vida, usando lana blanca o dorada para los momentos felices y lana negra para las desgracias. Láquesis enrrollaba el hilo en un carrete y dirigía la vida de esa persona y Átropos, con sus tijeras doradas, cortaba el hilo sin atender a la edad, las riquezas o el poder. Dioses y humanos están sometidos a su decisión y las veneran, pues saben que reparten con justicia. Además de las Parcas en Roma, que eran Nona, décima y Mórta, había equivalentes de las Moiras en la mitología nórdica (las Nornas), en la eslava (las Zorya) y la celta (las Matronae).

goya-las parcasÁtropos o Las Parcas, Francisco de Goya (1819-1823)

En este cuadro, Goya representa a las Moiras con Átropos a la derecha, portando sus tijeras de oro, Láquesis, mirando a través de una lente simboliza el tiempo, y Clotos, con un recién nacido, alegoría de la vida. El el centro, una figura maniatada que podría ser un hombre. Es decir, las Moiras están decidiendo el destino de un hombre, que no puede cambiar su destino.

En representaciones más antiguas, Clotos aparecía con una rueca, Láquesis con una pluma o un mundo y Átropos con una balanza.

Para concluir, una curiosidad: Átropos, quizá la más temible de las tres Moiras, ha dado el nombre a una especie de mariposa. La esfinge de la calavera o esfinge de la muerte (Acherontia atropos) es una especie de mariposa nocturna de la familia Sphingidae. Debe su nombre al dibujo que tiene en la espalda, parecido a una calavera.

atropos mariposa

Y acabo, ahora sí, con una curiosidad sobre la curiosidad. Esta mariposa con nombre de mujer, y no de una mujer cualquiera sino de la que decide cuando vas a morir, es la misma que aparece en el cartel de la película el silencio de los corderos, que todavía tengo pendiente de ver.

silenceofthelambs

Como ya he dicho, no sé a qué venía todo esto, pero ha quedado bien, ¿no?