Odisea en tierras bajas (II)

22 11 2009

Acordándome de Marvin, mi pareja de intercambio holandesa, que me ha acogido estos cinco días y vendrá a Puentetoma en abril… No es por el significado de la canción, eh? Es por el cantante, Marvin Gaye. Más que nada porque no hay mountains en Holanda.

Ain’t no mountain high enough

Listen to me, babe:

Ain’t no mountain high,
Ain’t no valley low,
Ain’t no river wide enough, babe.

If you need me, call me
No matter where you are
No matter how far.

Don’t worry, babe.

Just call my name
I’ll be there in a hurry
You don’t have to worry

‘Cause baby,
There ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,
Ain’t no river wide enough,
To keep me from gettin’ to you, babe.

Remember the day
I set you free,
I told you you could always count on me, darling.
From that day on, I made a vow,
I’ll be there when you want me,
Someway, somehow

‘Cause baby,
There ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,
Ain’t no river wide enough,
To keep me from gettin’ to you, babe.

Oh no, darling,
No wind, no rain,
Nor winter storm
Can’t stop me babe,
No, no, babe,
Cause you are my goal.
If your ever in trouble
I’ll be there on the double,
Just send for me
Oh baby!

My love is alive,
Way down in my heart,
Although we are miles apart.
If you ever need a helping hand
I’ll be there on the double,
Just as fast as I can.

Don’t you know that there
Ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,,
Ain’t no river wide enough
To keep me from gettin’ to you, babe.

Don’t you know that there
Ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,
Ain’t no river wide enough,
To keep me from gettin’ to you, babe.

Marvin Gaye and Tammi Terrel





Odisea en tierras bajas (I)

22 11 2009

Bueno, ya he llegado de mi intercambio en Holanda. Han sido sólo cinco días, pero nos han cundido mucho. Hemos estado en tres países diferentes, visitando Aquisgrán, Maastrich, Lieja y Bruselas. Mi preferida ha sido Aquisgrán, la cuna del imperio de Carlomagno (al igual que Puentetoma es la cuna de la República Independiente de Puentetoma), pero por supuesto mi opinión es muy subjetiva, porque ha sido especialmente bonito volver a estar en Alemania, oír que la gente habla en alemán por la calle… Además de que el casco antiguo y la catedral son muy bonitos. Bruselas también es precioso. Cuando entras a la Grand Place, parece que has hecho un viaje en el tiempo, porque te recibe un cículo de casas flamencas, decoradas con pan de oro y relieves y con ángeles y caballos en los tejados. Pero una imagen vale más que mil palabras (aunque eso depende de la imagen… y de las palabras), así que no voy a soltar más parrafadas:

1. Aquisgrán

Entrada a la zona peatonal de Aquisgrán

El emperador, rodeado de los árboles de Navidad del mercadillo

Sobre la puerta del ayuntamiento

Los buitres del collar imperial (¿o eran águilas?)

El pobre que debía sujetar las lámparas con el gancho que tiene por nariz

Vista de la catedral desde el ayuntamiento, y uno de los guardianes del tesoro imperial.

Una fuente en el centro

Vidriera de la catedral

El señor de las castañas

Mañana más. Espero que os gusten las fotos y la ciudad tanto como a mí. Además, he aprovechado para comprar el regalo de Navidad para Uli. Pero es un secreto…





interludio (san diego serenade)

8 11 2009

I never saw the morning ‘til I stayed up all night
I never saw the sunshine ‘til you turned out the light
I never saw my hometown until I stayed away too long
I never heard the melody, until I needed a song.

I never saw the white line, ‘til I was leaving you behind
I never knew I needed you ‘til I was caught up in a bind
I never spoke ‘I love you’ ‘til I cursed you in vain,
I never felt my heartstrings until I nearly went insane.

I never saw the east coast ‘til I move to the west
I never saw the moonlight until it shone off your breast
I never saw your heart ‘til someone tried to steal, tried to steal it away
I never saw your tears until they rolled down your face.

Tom Waits

“The Heart of Saturday Night’s”





Lo único que nos queda es desplazar al sol del centro y… ¡no tenemos centro!

4 11 2009

Creo que le estoy cogiendo el gusto a eso de escribir sobre películas, y sobre libros. Por cierto, sigo en soledad, el primer entusiasmo sobre el cuento fantástico ha cedido (sólo en parte) al esfuerzo que es leer el estilo denso de Márquez y meterse dentro de una historia tan llena de personajes y diferentes generaciones, de Arcadios, Aurelios y Josés que tienen hijos con sus mujeres (no necesariamente cada uno con la suya) y amantes y estos hijos tienen hiijos con sus primas y tías, y… Pero no me rendiré, simplemente reduzco mi dosis de soledad/día.

Antes de empezar a hablaros de esa mujer tan especial, Hipatia, y de la película de Alejandro Amenábar, quería también agradecer a nuestra amiga Diana, que lee todos mis post y escribe unos comentarios llenos de ánimo que le suben a una la moral.

Bueno, pues eso. Hipatia. O Hypatia. “La más grande”. Si hablamos sólamente de lo que ocurrió en la realidad, o de lo que ocurrió en una realidad de hace muchísimos años, de la que es muy difícil saber toda la verdad, hablamos de una filósofa neoplatónica, matemática, astrónoma y profesora, cuyas ganas de aprender, sabiduría y estudios estaban fuera de lugar en una época de fervor religioso, y cuya muerte marcó uno de los pasos que nos conducirían del esplendor de la Antigüedad a la oscura Edad Media, dominada por el miedo y el cristianismo.

Hipatia nació en el año… bueno, aquí empiezan las confusiones con las fechas, las diferentes fuentes, etc, etc, etc, que conlleva el escribir sobre una persona que nació cuando todavía no existían los censos de población, que no tenía su página web ni su blog. Total, que algunos dicen que nació en el año 355 d. C., otros que en el 370… Pero todos coinciden en que lo hizo en Alejandría, Egipto.

faro de alejandríaEl Faro de Alejandría, en dos monedas acuñadas en la época de Antonio Pío y Cómodo.

Alejandría, famosa por su faro (una de las 7 maravillas) y su biblioteca, era por aquel entonces una provincia romana (lo fue hasta la llegada de los árabes en el siglo VII). El emperador Constantino se había convertido al cristianismo en el 312, y al año siguiente esta religión se convierte en la religión oficial del imperio. Así, los cristianos que tanto habían sido perseguidos, se encuentran en una situación de superioridad. Esto se decreta con el Edicto de Milán, que también estableció la paz religiosa y la libertad de cultos. En el 33o, Constantino translada la capital a Bizancio, que posteriormente pasará a llamarse Constantinopla, y en los últimos años del siglo el Imperio se va fragmentando en el Imperio Romano de Occidente y el Imperio Romano de Oriente. Alejandría queda incluida en el Imperio de Oriente. A Egipto llega también el cristianismo, y en sus calles tienen lugar violentos enfrentamientos entre las distintos grupos cristianos. Es importante la rivalidad entre Alejandría y la capital del Imperio, que influyó enormemente en el resto de las Iglesias de la Cristiandad.

Hipatia nació pues en un momento en el que el ascenso de una nueva comunidad eclesiástica eclipsaba casi por completo el interés por la ciencia y el conocimiento y el saber a veces incluso era perseguido por religiosos como el obispo Teófilo o el obispo Cirilo. Su padre era el famoso astrónomo y matemático Teón de Alejandría,  que daba clases en la Biblioteca del Sarapeum, sucesora de la conocida Biblioteca de Alejandría, que se incendió en el año 48 a. C. Pero en vez de guardarse lo que sabía para sí y sus discípulos, lo compartió con su hija en un gesto bastante admirable para la época en la que vivía. Hipatia, a su vez, era una mujer de mente abierta que absorbía todo aquello que las clases de su padre y el ambiente culto y académico en el que se educaba podían aportarle. En algunos sitios se puede leer que llegó incluso a superar a su padre, ampliando sus estudios a otras materias como la oratoria, la historia de las religiones que se peleaban a su alrededor, el pensamiento de los filósofos y los principios de la enseñanza.

Todo esto hizo de ella una mujer extraordinariamente brillante, tolerante, que buscaba siempre la verdad y no permitía que entre sus alumnos hubiera disputas por sus creencias, evitando que la violencia que reinaba fuera entrara en su aula.

Un aula en la que entraron y salieron personas que tuvieron gran importancia en Alejandría, y que mantuvieron, por lo menos algunas, su relación con Hipatia, a la que pedían consejos. De ahí surge, en parte, la influencia de Hipatia en el gobierno de la ciudad, que desencadenó su muerte. Pero no adelantemos los acontecimientos.

la escuela de atenasLa Escuela de Atenas, de Rafael Sanzio. Hipatia, en la parte izquierda, vestida de blanco.

Tres de sus alumnos más conocidos fueron Sinesio de Cirene, Hesiquio el Hebreo y Orestes. Las numerosas cartas que el primero escribió a su antigua maestra son uno de los pocos documentos escritos que nos aportan información sobre la vida de Hipatia. Sinesio, que fue obispo de Ptolemaida, en Fenicia, la describe como “la auténtica maestra en los misterios de la filosofía”. Cuando viajó a Atenas quedó decepcionado cuando esperando encontrarse con el famoso pensamiento ateniense, descubrió que en esa ciudad no quedaba filosofía, sólo los grandes edificios que la albergaron. En sus propias palabras, en “Egipto es el que ha acogido y hace germinar la sabiduría de Hipatia”.

Es cierto que la escuela de Atenas había derivado en asuntos de magia y adivinación, mientras que la de Alejandría se mantenía neutral respecto a la religión. Como ya he escrito antes, alrededor de Hipatia convivían cristianos (como el propio Sinesio) y no cristianos.

Sinesio aceptó el cargo de obispocon dos condiciones: no separarse de su familia (el celibato no se hizo obligatorio hasta más tarde) y no tener que abandonar la filosofía, que en su opinión era perfectamente compatible con la religión. Siguió una solución salomónica, dedicándose en público a la religión y en privado a la filosofía.

De su otro alumno Hesiquio el Hebreo tambié conservamos documentos sobre Hipatia, descripciones de sus actividades en algunos de sus  libros, en los que asegura que magistrados acudían a consultarle asuntos de administración. También nos cuenta que era influyente en el ámbito de la política y que se interesaba por la mecánica y la tecnología. Se sabe que inventó un aparato para destilar el agua, un hidrómetro graduado para medir la densidad de los líquidos y un artefacto para medir el nivel del agua.

hipatiaUna posible representación de Hipatia de Alejandría

En cuanto a su vida privada, se dice que se mantuvo casta y virgen, entregada al estudio a pesar de su gran belleza. Naturalmente, no podemos saberlo a ciencia cierta, pero ha  quedado testimonio de una anécdota que os contaré en el próximo post, en la que Hipatia rechaza con elegancia a un pretendiente.

Pero lamentablemente, Hipatia vivía en un mundo peligroso. Los cristianos, perseguidos convertidos en perseguidores, prohibieron en Alejandría los cultos paganos, destruyeron la Biblioteca del Sarapeum, que era a la vez un lugar de culto a los dioses, y echaron también a los judíos. Hipatia se negó a convertirse al cristianismo pese a la insistencia y los consejos del prefecto de la ciudad, su antiguo alumno y amigo Orestes. Entre su “impiedad”, sus conocimientos (brujerías para los cristianos) y su influencia en la ciudad, se convirtió pronto en un estorbo.

cirilo de alejandríaCirilo de Alejandría

En el año 412, el obispo Cirilo fue nombrado patriarca para sustituir a su tío Teófilo. El patriarca era un cargo eclesiástico que se usaba en Alejandría, Jerusalén y Constantinopla, y que equivalía prácticamente al del papa de Roma. Cirilo era especialmente severo con la herejía y el paganismo y defendió toda su vida la ortodoxia de la Iglesia. No hay documentos directos que acrediten que este hombre (posteriormente elevado a los altares de la Iglesia) fuera el culpable de la muerte de Hipatia, pero muchos historiadores lo creen así. No podía aprobar ni permitir que una mujer se dedicase a la ciencia, ni que tuviera tanto poder. Creó un clima de odio y rechazo hacia ella entre los cristianos, fáciles de manejar, que finalmente dio sus frutos. En marzo del año 415, ella rondaba por entonces los 45 o 50 años, Hipatia fue torturada y asesinada por un grupo de fanáticos seguidores de Cirilo de Jerusalén. Los hechos están recogidos por varios autores, posiblemente contemos más información sobre su muerte que sobre toda su vida. Según un obispo de Egipto del siglo VII llamado Juan de Nikio, que en sus escritos justifica la masacre que se hizo en aquel año contra los judíos de Alejandría y también la muerte de Hipatia, un grupo de cristianos impetuosos y violentos fueron en su busca, la golpearon, la desnudaron y la arrastraron por toda la ciudad hasta llegar a un templo llamado Cesareo. Allí continuaron con la tortura cortando su piel y su cuerpo con caracolas afiladas, hasta que murió. Después descuartizaron su cuerpo y lo llevaron a un lugar llamado Cinaron y allí finalmente lo quemaron. Así protegieron al mundo de una impía y hereje tan peligrosa como esa mujer. Una afirmación impresionante.

Fuentes:

Para escribir es te post, no he utilizado sólo el blog terrae antiquae, cuyo link encontraréis arriba, en otros materiales, sino también un artículo en pdf que encontré navegando por la red: Hipatia, de Amelia González Suárez, publicado por primera vez en el libro La otra historia,  Ed. Tertulia Feminista les Comadres, Gijón, 2003.





the straight story (II)

2 11 2009

Reconozco que nuestra historia del otro día tiene poca profundidad, y el final ha sido muy típico para un crucero de adolescentes. Ya hubiera sido demasiada suerte que después de una semana sometidos al control “profesoril” y a sequía etílica, nos hubiéramos encontrado con un paraíso lleno de los restos de contrabando de piratas, un contrabando Rusia-Caribe, de ron y vodka, y encima en el Mar del Norte. Allí lo único que me he encontado las dos veces que he ido son gambas y cuando se va el agua del mar, un desierto de barro buenísimo para la piel donde puedes hundir los pies y ver como te salen los gusanos de barro entre los dedos. Hmmm… Si yo hubiese sido la única que navegaba en el avión, seguramente me hubiera encontrado una cosa completamente diferente…

Después de varios días a la deriva en el frío Mar del Norte me encontraba ya sin agua ni alimentos porque me había acabado rápidamente los asquerosos víveres del avión. También me había comido las suelas de mis zapatos y las mascarillas de emergencia. ¡Ah! y también el maquillaje que había conseguido meter de contrabando, burlando los controles de seguridad de ambos países. Total, que me dolía la tripa como no os lo podeís imaginar. Estaba a punto de desistir y dejar que el frío mar llevase mi cuerpo de vuelta a Europa, como una guerrera caída en la lucha, cuando divisé a lo lo “>lejos una isla que bien podía ser un espejismo. Pero los espejismos también tienen sentimientos y merecen una oportunidad, así que intenté alcanzarla con mis últimas reservas de glúcidos, es decir, de energía. Cuando mis células estaban tan agotadas que ya no podían hacer respiración celular en las mitocondrias, me demayé, pero lo último que noté fué que el barco, que en realidad era un avión, había encallado. Lo había conseguido. Lo primero que hice cuando me desperté, y después de devolver todos las sustancias extrañas que había comido (aunque creo que lo peor fue la comida de avión), fue echar un vistazo a la isla. Me adentré un poco en la jungla (sí, había una jungla en medio del mar del Norte, ¿algún problema?), y al poco tiempo me topé con lo que debían de ser los restos de un campamento. Había unas hamacas, las cenizas de una hoguera y un extraño aparato que podía se una cámara. Me acerqué a ésta y pude leer con asombro: “Camera 1. BIG BROTHER”. ¡Ostras! Claro, ya sabía lo que pasaba aquí. ¡Estaba en una de esas islas psedoabandonadas donde tenía lugar ese programa tan famoso, gran hermano, sobre supervivientes en una isla o algo parecido, que tuvo que ser suspendido porque todos los participantes y muchos espectadores se volvieron locos y hubo que reducirles a base de dardos con somnífero para rinocerontes!

Aunque daba un poco de miedo estar en un lugar donde se había producido tal desastre, seguramente podría encontrar algunas latas de alimentos del equipo de producción. Efectivamente, seguí caminado y al poco tiempo estaba enfrente de una casa enorme y con grandes cristaleras que daban al sur. ¡Ja! ya sabía yo que eso de la tele-realidad era una tontería. Al lado de esa mansión había una choza y ni siquiera tuve que forzar la puerta para entrar. Dentro había una auténtica montaña de latas, bastante oxidadas, que sólo esperaban a ser abiertas y vaciadas.

Así que aquí estoy, engordando de tanto comer raviolis precocinados, atún y melocotón en almíbar. Pero la verdad es que esta isla es el lugar ideal para inspirarse y estoyteniendo un montón de ideas para el blog. Lamentablemente no dispongo de un portátil ni hay wi-fi. Me dedico a escribir los post en hojas de palmera y meterlos en latas para lanzarlos al mar. En el continente tengo a un empleado que se dedica a recoger las latas y subirlas al blog. Prefiere permanecer en el anonimato ante la amenaza de los paparazzi. Un saludo, Lea.

Ahora que ya puedo descansar, ya he revelado toda la verdad y nada más que la verdad, quería explicaros el título que he escogido para estos dos post. Porque es también el título de una película de David Lynch que he visto hace poco. Primero me gustaría decir que lo he visto gracias a un proyecto cultural que está empezando a crecer en Aguilar, llamado “Aguilar con pasión”, en el que se está dando contenido al espacio de La Compasión, surgido hace relativamente poco. Para ello, se ha desarrollado un programa que incluye la proyección de películas y cortometrajes, artes escénicas y cursos de cine, teatro y danza. Esta última parte empezará más adelante, pero el mes pasado ya hemos podido disfrutar de un ciclo de cortometrajes vascos, dos teatros, uno de ellos con globos, muy bonito, y dos películas: “the straight story” y “la ley de la calle”. Ambas se merecen un post, pero éste será para la primera. “The straight story”, traducido en España por “una historia verdadera”, es un juego de palabras, porque además de ser una historia recta, verdadera, basada en hechos reales, es la historia de Alvin Straight. Alvin (Richard Farnsworth) es un hombre de 73 años que vive en Laurens, en el estado de Iowa, con su hija. Un día recibe la noticia de que su hermano Lyle, con el que no se habla desde hace 10 años, ha tenido un infarto. Así que decide tragarse su orgullo y montarse en su segadora John Deere para viajar hasta Mt. Zion, en el estado de Wisconsin. En su odisea se encuentra con diferentes personas, que son para el espectador las paradas del viaje en las que van conociendo poco a poco la historia del protagonista. Así, le cuenta a una chica embarazada que se ha ecapado de su casa cómo su hija Rosie perdió a sus hijos por su supuesta incapacidad de cuidarlos, en una taberna habla con un señor de su generación sobre sus recuerdos de la guerra, y charla con un grupo de ciclistas que le adelanta en la carretera sobre lo bueno y lo malo de ser mayor. Una de mis “estaciones” favoritas es en la que una mujer atropella a un ciervo, y cuando Alvin le pregunta si puede ayudarla, le cuenta desesperada que cada vez que pasa por esa carretera, atropella a un ciervo. Pone la música a todo volumen, da golpes en la puerta del coche pero no sirve para nada. ¡Y ella tiene que circular por esa carretera para ir y volver del trabajo! Se monta en el coche y sigue conduciendo a la misma velocidad con la que iba.

thestraightstory

La película es, por lo tanto, un viaje contado por capítulos, y entre cada uno de ellos te dejan un espacio para digerir lo sucedido, mientras el protagonista continua su travesía en carreteras vacías, a lo largo de campos de cereales infinitos. cuando al final llega a casa de su hermano, basta una mirada entre los dos para entenderse, para que uno comprendiera el viaje, tanto interior como exterior, que le había sacrificado el otro, y para que el otro supiera que había sido necesario hacerlo. Las últimas frases de la película lo expresan perfectamente:

Lyle:– Did you ride that thing all the way out here to see me?

Alvin:– I did, Lyle

Traducido (por mí), es algo así:

Lyle:– ¿Condujiste ese trasto todo el camino hasta aquí para verme?

Alvin:– Sí, lo hice, Lyle.

Y después, rememorando los días de su infancia en los que miraban juntos las estrellas, se sientan en el porche y buscan las constelaciones, a pesar de que todavía no se haya escondido el sol. Da igual.

Una película preciosa y muy recomendable, y aunque mi madre tiene razón cuando dice que llega más a las personas que ya han notado lo que es llegar al final, o a la mitad de la vida, aunque no sea la suya, me ha gustado muchísimo. Al fin y al cabo, en realidad sé que mi vida no va a ser la excepción y no va a ser infinita, aunque ahora lo parezca…

thestraightstory





the straight story

16 10 2009

Bueno, esta es una pequeña historia que nos inventamos algunos compañeros y yo en clase de inlés, para practicar el uso del pasado simple y pasado continuo. Al final el uso del pasado sólo es una anécdota, pero la historia ha quedado genial. La voy a escribir en inglés y en español, aunque tengo que advertir que en español queda bastante tonta (o igual es que ES tonta, el caso es que nos reímos un montón escribiéndola) y trata de nuestro intercambio con Holanda, a donde iremos en noviembre. Ahí va:

We went on a trip two months ago. It was a trip to the Netherlands and we had a lot of fun. We were on the plane, flying back to Spain, when we heard the pilot saying: “Dear passengers, I’m sorry, but we have to fly back to Amsterdam, I have forgotten my passport. They won’t let me enter Spain and I really want to visit the old castle of Aguilar de Campoó”.

So the plane started flying back and the passengers started complaining. We were very worried, because our parents were waiting for us at the airport. But we forgot all our worries when suddenly the plane stopped: the oil was over! We started screaming while the plane was falling. Finally, we fell in the river Rhine and luckily, the plane didn’t break. So we started following the river until we arrived to the ocean. One day, we saw an island as we were sailing and we tried to reach it. Now we are here, in the middle of the North Sea, having fun and getting drunk, because we discovered that the island is full of rum and vodka. So please don’t rescue us, we’re having a great time!

Ésta es la versión española:

Hace dos meses, fuimos a una excursión. Era una excursión a Holanda y nos lo pasamos muy bien. Estábamos en el avión, regresando a España, cuando oímos decir al piloto: “Queridos pasajeros, lo siento, pero tenemos que regresar a Amsterdam, me he olvidado el pasaporte. No me van a dejar entrar en España y yo quería visitar el castillo de Aguilar de Campoó”.

Así que el avión empezó a dar la vuelta y los pasajeros empezaron a quejarse. Nosotros estábamos muy preocupados, porque nuestros padres nos estaban esperando en el aeropuerto. Pero olvidamos todas nuestras preocupaciones cuando de repente el avión se paró: ¡se había acabado el combustible! Comenzmos a chillar mientras el avión se caía. Al final nos caímos al Rin y por suerte el avión no se rompió. Así que seguimos el curso del río hasta que llegamos al océano. Un día vimos una isla mientras navegábamos e intentamos alcanzarla. Ahora estamos aquí, en medio del mar del norte, divirtiéndonos y emborrachándonos, pues descubrimos que la isla está llena de ron y vodka. Así que por favor, no nos recascatáis, nos lo estamos pasando genial!





las moiras, las parcas y demás mujeres

12 10 2009

Estábamos hoy durante la comida, una ensalada roja y patatas fritas (por lo del día de la Hispanidad), en un coloquio animado como son frecuentes en esta casa, cuando pregunté a mis cultos padres, no sé a cuento de qué, sobre esas tres mujeres que según la mitología griega y romana van hilando el destino de los seres humanos y también de los dioses. De lo único de lo que ya no me acordaba era del nombre de dichas féminas. El equipo de la izquierda dijo Parcas y el equipo de la derecha dijo Moiras y me quedé como estaba. Aunque en lo que concierne a mitología Juanjo tiene un plus de fiabilidad, en todo lo relacionado con hilos no se le puede discutir nada a mi madre. Así que lo consulté luego en Internet y…

las parcas

Las Parcas, tapiz flamenco (c. 1510-1520)

¡¡Empate!! Resulta que mis padres estaban de acuerdo, como siempre, y las Parcas es el nombre romano de las Moiras. Según qué mitos, las Moiras son hijas de Zeus y Temis, una de las Titanes hijas de Gea y Urano, hijas de Nix, la noche, que no necesitaba de hombres para tener hijos, y otras dicen que brotaron con Temis de las fuentes del Océano que circundaba el mundo.  Frecuentemente representadas como tres ancianas, Cloto (“la que hila”), Láquesis (“la que asigna el destino”) y Átropos (“la inflexible”) aparecen al lado de un bebé pasados tres días de su nacimiento para decidir sus actos, su destino y el día de su muerte. Cloto traía un ovillo y empezaba a hilar con su rueca el hilo de la vida, usando lana blanca o dorada para los momentos felices y lana negra para las desgracias. Láquesis enrrollaba el hilo en un carrete y dirigía la vida de esa persona y Átropos, con sus tijeras doradas, cortaba el hilo sin atender a la edad, las riquezas o el poder. Dioses y humanos están sometidos a su decisión y las veneran, pues saben que reparten con justicia. Además de las Parcas en Roma, que eran Nona, décima y Mórta, había equivalentes de las Moiras en la mitología nórdica (las Nornas), en la eslava (las Zorya) y la celta (las Matronae).

goya-las parcasÁtropos o Las Parcas, Francisco de Goya (1819-1823)

En este cuadro, Goya representa a las Moiras con Átropos a la derecha, portando sus tijeras de oro, Láquesis, mirando a través de una lente simboliza el tiempo, y Clotos, con un recién nacido, alegoría de la vida. El el centro, una figura maniatada que podría ser un hombre. Es decir, las Moiras están decidiendo el destino de un hombre, que no puede cambiar su destino.

En representaciones más antiguas, Clotos aparecía con una rueca, Láquesis con una pluma o un mundo y Átropos con una balanza.

Para concluir, una curiosidad: Átropos, quizá la más temible de las tres Moiras, ha dado el nombre a una especie de mariposa. La esfinge de la calavera o esfinge de la muerte (Acherontia atropos) es una especie de mariposa nocturna de la familia Sphingidae. Debe su nombre al dibujo que tiene en la espalda, parecido a una calavera.

atropos mariposa

Y acabo, ahora sí, con una curiosidad sobre la curiosidad. Esta mariposa con nombre de mujer, y no de una mujer cualquiera sino de la que decide cuando vas a morir, es la misma que aparece en el cartel de la película el silencio de los corderos, que todavía tengo pendiente de ver.

silenceofthelambs

Como ya he dicho, no sé a qué venía todo esto, pero ha quedado bien, ¿no?